IFETEL: claroscuros en la selección del Presidente

 

Sería irresponsable dejar al IFETEL en manos de personeros de las empresas o de funcionarios complacientes con ellas. Ilustración tomada de www.dineroenimagen.com
Sería irresponsable dejar al IFETEL en manos de personeros de las empresas o de funcionarios complacientes con ellas. Ilustración tomada de http://www.dineroenimagen.com

 

De las listas que recibió con los candidatos al IFETEL, el presidente Peña Nieto seleccionó siete propuestas. Entre esos candidatos hay cuatro que no cubren los requisitos que exige la Constitución: uno de ellos –Mario Fromow– ha sido funcionario de Telmex y otros tres –Gabriel Contreras, María Elena Estavillo, Ernesto Estrada– carecen de la experiencia específica que se requiere para ese cargo. Otro candidato más –Adolfo Cuevas— ha estado identificado con prácticas harto discutibles en la regulación de las telecomunicaciones.

En esa relación de siete candidatos no aparecen –excepto en un caso– los más ostensiblemente ligados a televisoras y telefónicas y que formaron parte de las quintetas, una por cada uno de los siete cargos a designar, que envió el Comité de Evaluación. Ya es un avance. Pero no ha resultado suficiente, a juzgar por trayectorias como las que se comentan a continuación.

La gestión de cada uno de esos aspirantes al IFETEL, si el Senado los aprueba, tendría vigencias distintas. Comentamos en ese orden el perfil de cada candidato.

Adolfo Cuevas Teja, propuesto para ser comisionado por nueve años, es quizá el más políticamente discutible. En los últimos años ha sido funcionario en la Cofetel y antes estuvo en la dirección de Radio, TV y cine en la Secretaría de Gobernación.  También fue abogado de la Universidad Autónoma Metropolitana entre 1998 y 2002, aunque curiosamente el curriculum difundido cuando se dio a conocer la lista de aspirantes no incluye esa responsabilidad.

En la Comisión Federal de Telecomunicaciones Cuevas Teja trabajó con el comisionado Ernesto Gil Elorduy, que se singularizó por su alejamiento de la mayor parte de las decisiones en ese organismo. A esa tarea de sabotaje, de la que Cuevas fue partícipe, se añade la complacencia que dichos funcionarios tuvieron con algunas de las empresas a veces beneficiadas y en otras ocasiones afectadas por decisiones de la Comisión, especialmente las televisoras.

La inclusión de Cuevas Teja en la lista presentada al Senado es sorprendente pero todavía más que el Presidente lo coloque en primer lugar, para ser comisionado hasta 2022.

   Mario Germán Fromow Rangel,  propuesto con vigencia hasta 2021, no debería formar parte de esa lista. Su inclusión en ella es ilegal, igual que lo fue la decisión del Comité de Evaluación para considerarlo aspirante al IFETEL. Todavía en abril de 2011 el ingeniero Fromow era gerente en Comertel Argos, una empresa que reúne al personal de confianza de Telmex. El articulo 28 de la Constitución requiere que los comisionados del IFETEL no hayan ocupado “ningún empleo, cargo o función directiva en las empresas de los concesionarios comerciales o privados o de las entidades a ellos relacionadas” en los tres años anteriores a su designación.

Gabriel Oswaldo Contreras Saldívar está propuesto hasta 2020. Participó en la consejería jurídica de la Presidencia de la República en el sexenio pasado. Ha trabajado en el Instituto para el Ahorro Bancario, en la Comisión de Mejora Regulatoria, en la PGR… pero en ninguna de esas tareas estuvo relacionado con telecomunicaciones o radiodifusión.

El ya mencionado artículo 28, eje de la reciente reforma constitucional para los medios y las telecomunicaciones, exige que los comisionados del IFETEL y de la Comisión de Competencia Económica deban:

“Haberse desempeñado, cuando menos tres años, en forma destacada en actividades profesionales, de servicio público o académicas sustancialmente relacionadas con materias afines a las de competencia económica, radiodifusión o telecomunicaciones, según corresponda”.

Contreras Saldívar, igual que otros de los propuestos, no tiene esa experiencia –al menos a juzgar por la información que proporcionó el Comité de Evaluación–.

María Elena Estavillo Flores es propuesta hasta 2019. Es economista, dirige una empresa de consultoría dedicada a asuntos de competencia económica, dice que es perito en temas de telecomunicaciones pero la información conocida no respalda esa experiencia. En 1995 fue, durante siete meses, directora de Política de Telecomunicaciones en la SCT. Se trata de un plazo menor a los tres años requeridos por la Constitución.

Adriana Sofía Labardini Inzunza sería comisionada hasta 2018. Su trabajo como defensora de los consumidores la ha llevado a promover demandas contra empresas telefónicas por abusos en el servicio y el cobro de tarifas. Forma parte del Consejo Consultivo de la Cofetel.

Ernesto Estrada González es propuesto hasta 2017.  Ha trabajado en asuntos de competencia económica, fue subdirector en Pemex, directivo en la empresa Vitro Vidrio y en la firma Holdings North America. Ha sido funcionario público y en empresas privadas. Pero de experiencia en telecomunicaciones, ni media línea.

Luis Fernando Borjón Figueroa, propuesto para el periodo más breve, hasta 2016, está a cargo del área de Radio y Televisión de la Cofetel y antes trabajó durante 13 años en tareas similares de la SCT.

El Senado tiene hasta el 30 de agosto para revisar las propuestas del presidente y aprobar cada una de ellas en votación respaldada por dos tercios de los miembros presentes. Si rechaza alguna de ellas, el presidente debe presentar otra propuesta. Después de dos rechazos el titular del Ejecutivo designará al comisionado.

Es deseable que los senadores, al evaluar las trayectorias de quienes han sido propuestos para encabezar el IFETEL, objete a quienes no cumplan cabalmente con los requisitos constitucionales. Ojalá que en el gobierno federal haya apertura e inteligencia suficientes para reconocer que la mejor manera de respaldar las importantísimas tareas del nuevo Instituto se encuentra en ponerlo en manos de ciudadanos con experiencia e independencia.

En alguna medida, los defectos en la lista que se difundió la madrugada de este martes 20 de agosto no se deben solamente a la selección que realizó el presidente de la República. El problema se origina en la descuidada e irresponsable selección que hizo el comité integrado por el Banco de México, el Inegi y el Instituto para la Evaluación Educativa.  En esas listas, de todos modos, hay especialistas y funcionarios que sí reúnen los requisitos indispensables para ser comisionados.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s